César Hidalgo, durante su intervención en el TED de Vancouver. Foto: Ryan Lash/TED

El director del grupo de aprendizaje colectivo en el MIT Media Lab, el físico chileno César Hidalgo, ha propuesto que los políticos sean reemplazados por un sistema de inteligencia artificial, basado en la eficiencia y sin los compromisos adquiridos de los políticos.

Hidalgo cita unos datos realmente preocupantes para la democracia. En las últimas elecciones presidenciales en los Estados Unidos, la participación de votantes se mantuvo alrededor del 67%. En Las elecciones parlamentarias de la Unión Europea, el índice estuvo en el 42%. Y en las últimas elecciones a la alcaldía de la ciudad de Nueva York, solo el 24% de los residentes acudieron a votar.

El problema, dice César Hidalgo, es que “la democracia tiene una mala interfaz de usuario”. Elegimos y dependemos de los políticos para solucionar las necesidades de los ciudadanos. Pero los políticos, dice Hidalgo, son ineficaces y están  “llenos de compromisos”. Básicamente, no tienen en cuenta adecuadamente las necesidades particulares de sus electores.

Para remediar este problema, algunos investigadores han sugerido reemplazar nuestra democracia representativa actual por una democracia directa, un sistema en el que cada individuo puede votar sobre cada tema.

Esto, sin embargo, “es un problema de ancho de banda cognitivo”, dice Hidalgo. Nuestros senadores y congresistas evalúan hasta nueve proyectos de ley por día (o, como parece ser el caso, no los evalúan en absoluto). Es su trabajo hacerlo. Pero para la gente común, que trabaja fuera de la política, esto sería un esfuerzo cognitivo demasiado grande”.

Hidalgo, en su charla, según recoge Fast Company, sugiere una solución a este problema, basada en la automatización y la inteligencia artificial.

¿Qué pasa si, en lugar de eludir a los políticos, tratamos de automatizarlos?”, dice.

Los votantes estarían conectados a un “agente digital” individualizado que recopilaría información sobre nuestras necesidades, puntos de vista y política a través de los datos que introducimos en las plataformas sociales y la búsqueda. Esto, dice Hidalgo, esencialmente funcionaría como un Spotify político.

Un agente digital basado en cómo somos que nos representaría en las votaciones directas

Los algoritmos ya son muy capaces de reconocer patrones en nuestro comportamiento y preferencias, y este agente digital leería nuestros datos de tal manera que podría votar directamente sobre los problemas en nuestro nombre. 

Estos agentes digitales podrían conectarse para formar un tipo de Congreso automatizado, y “podríamos tener un Senado que tenga tantos senadores como ciudadanos”, dice.

Habría que solventar algunas lagunas aún para optimizar este sistema.  Tendrían que ser altamente seguros, e Hidalgo aún no tiene las respuestas sobre cómo este nuevo sistema de democracia directa automatizada se haría igualmente accesible y factible para todos los ciudadanos-votantes.

¿Quién propondría los proyectos de ley? ¿Cómo reflejaría el algoritmo un cambio rápido en la opinión de una persona? Son preguntas que aún no tiene respuesta pero Hidalgo comenta que estamos acostumbrados a pensar en cómo la tecnología ha resuelto los asuntos hasta ahora, pero no cómo puede resolverlos en el futuro, aunque reconoce que su propuesta aún está en un plano conceptual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.