Uber aumentó su cifra de negocio en 2017 a pesar de los “problemas”.

A pesar del brutal año de escándalos, ruido mediático y agitación que ha sido 2017 para la compañía de transporte Uber, la organización está generando más ingresos y reduciendo sus pérdidas.

Los ingresos netos del último trimestre de 2017 fueron de 1.700 millones de euros, un aumento de más de 500 millones de euros (más de un 30%) respecto del año anterior (1.100 millones de euros).

En cuanto a las pérdidas trimestrales, también se redujeron alcanzando una cifra que roza los 900 millones de euros.

Esta mejora financiera llega en un momento fundamental puesto que Uber tiene la intención de salir al mercado secundario en 2019 y para que todo “salga bien” tiene que demostrar al mercado que puede ser una empresa rentable y que las acciones no harán sino apreciarse desde que comiencen a cotizar.

Con una cifra de negocios anual para el año 2017 de más de 6.000 millones de euros, Uber cerrará 2017 con unas pérdidas de 3.600 millones de euros.

Los ingresos por pagos de clientes en el cuarto trimestre rozaron los a casi 9.000 millones de euros (el total de los ingresos anuales, brutos, por pagos de clientes, se situaron en 30.000 millones de euros). Sin embargo, también aumentaron los gastos de licencias de conductor y las promociones de ciclistas.

Por último, su nuevo servicio de entrega de alimentos, UberEats, ha crecido a alrededor del 10% de las reservas, esto es, unos 890 millones de euros en el cuarto trimestre de 2017.

Imagen: Uber 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.