TRABAJO EN LA ECONOMÍA COLABORATIVA

La economía colaborativa puede traer, y de hecho está ya aportando, importantes ventajas para el usuario, que encuentra modelos más flexibles para solucionar sus necesidades diarias, sean de desplazamiento o de otra índole, aunque es cierto que hace falta un acuerdo para que tanto la economía colaborativa como la tradicional convivan en igualdad de condiciones en esta época de transición. Pero ese modelo lo que no debe hacer es llevar consigo una precarización del trabajo hasta límites insospechados, como ha descubierto  Inspección de Trabajo, aprovechando la falta de oportunidades de encontrar empleo estable. Flexibilidad sí, pero en un marco en el que no haya retroceso en cuanto a los derechos laborales.
INNOVACIÓN UNIVERSITARIA

A pesar de las muchas críticas que recibe, a veces fundadas, la Universidad española sigue siendo motor de innovación, y eso tiene mayor mérito, cuando según los últimos estudios, España es de los países en los que más ha caído el I+D en empresas desde la crisis.  El proyecto de la Universidad de Alicante de diseñar un dispositivo capaz de generar hidrógeno a partir de energía solar, con el objetivo de hacer frente al agotamiento de los combustibles fósiles como fuentes energéticas y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, es una iniciativa muy plausible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.