Marenostrum, uno de los superordenadores más potentes de Europa.

Los ordenares ya han revolucionado el mundo pero los superordenadores, máquinas capaz de realizar cosas que hoy en día son impensables, están funcionando ya en varios proyectos de investigación y esperan cambiar el mundo dentro de muy poco.

Uno de los sectores en los que se están empleando es el energético, en concreto para el descubrimiento de yacimientos de hidrocarguros, lográndose descubrir y acceder a yacimientos muy complejos y remotos a los que se puede llegar con el uso de superodenadores.

Combustibles como el gas y el petróleo se encuentran cada vez más en lugares remotos, incluso pueden encontrarse en otros planetas fuera de la Tierra. Por esta razón, la tecnología más avanzada es imprescindible para llegar hasta ellos.

MareNostrum, uno de los superordenadores más potentes de Europa

La compañía Repsol, por ejemplo, está dejando de utilizar los sistemas tradicionales de exploración, como eran Excalibur y Caleidoscopio y en su nueva estrategia de apuesta por la tecnología, está colaborando estrechamente con el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona que dispone de Marenostrum, uno de los superordenadores más potentes de Europa.

Gracias a la unión entre Repsol y el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona, la compañía ha logrado desarrollar grandes proyectos, que han favorecido el descubrimiento de importantes yacimientos de Repsol en todo el mundo.

Imagen del centro de Superordenadores de Barcelona. Fuente: Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación

MareNostrum tiene una potencia tan increíble que es capaz de alcanzar los 1.100 billones de operaciones por segundo (1,1 petaflop), algo que ha permitido procesar un gran volumen de datos reales y ver con mucha rapidez la calidad de los algoritmos generados.

Los avances continuos en el campo de las tecnologías de la información hacen pensar en el gran potencial de este tipo de herramientas para la industria energética, en la que un 25% de probabilidad de éxito en la exploración de un yacimiento se considera un porcentaje elevado. Todo ello pone de manifiesto las enormes ventajas que la supercomputación aporta para la industria de la energía.

La posibilidad de aplicar estos superordenadores para localizar otras fuentes de energía, más respetuosas con el medio ambiente o, incluso hallar energías fósiles en otros planetas so los próximos pasos que las empresas de energía están explorando-nunca mejor dicho-dar. 

 

Hoy en día se están desarrollando nuevos algoritmos de imágenes del subsuelo, capaces de tratar ondas elásticas y electromagnéticas. Estas ondas permiten visualizar las capas del subsuelo, conocer si hay hidrocarburos y en qué estado se encuentran.

¿Qué es un “superordenador”?

Un superordenador-también denominado “supercomputadora” es aquel sistema de procesamiento de datos que es capaz de realizar cálculos y procesamiento de datos con una velocidad y potencia infinitamente superariores a los que actualmente tenemos entre nosotros.

Los superordenadores, en realidad, son un conjunto de poderosos ordenadores unidos entre sí para aumentar su potencia de trabajo y rendimiento. Por esta razón el término superordenador cada vez se emplea menos y se utiliza, en sustitución del mismo, el concepto de computadora de alto rendimiento así como “ambiente de cómputo de alto rendimiento”. 

En 2011, los superordenadores más rápidos funcionaban en aproximadamente a una velocidad de más de 1 petaflops (lo que significa que son capaces de realizar más de 1000 billones de operaciones por segundo).

Los superordenadores más potentes están listado en el denominado proyecto Top500, un ranking de las 500 supercomputadoras con mayor rendimiento del mundo, confeccionada por eruditos en la materia.

Imagen: Marenostrum. Fuente: Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación

 

Deja un comentario