En enero de este año la Comisión Europea creó un grupo de expertos del máximo nivel para que asesorasen a la Comisión europea acerca de las posibles iniciativas políticas que se podrían tomar para luchar contra las “fake news” o noticias falsas y la difusión de la desinformación en línea.

Este grupo de expertos ha realizado un trabajo que ha plasmado en un informe con visos de aplicar una serie de medidas en Europa para atajar la desinformación en la que últimamente se ven sumidos todos los medios a nivel mundial.

El análisis presentado en el Informe parte de una idea compartida de que la desinformación como un fenómeno que va más allá del término “noticias falsas”.

La desinformación (tal como se define en el Informe) incluye “todas las formas de información falsa, inexacta o engañosa diseñada, presentada y promocionada para causar daño público intencionalmente o con fines de lucro”.

Las fake news son uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la prensa a nivel mundial.

La definición y alcance no recoge los problemas derivados de la creación y la difusión en línea de ilícitos (en particular, la difamación, el discurso del odio, la incitación a la violencia), ya que están sujetos a las medidas reguladoras de las normas de los estados miembros. Tampoco están recogidas otras formas deliberadas pero no engañosas distorsión de los hechos como puedan ser la sátira o parodia.

En su informe el grupo aconseja a la Comisión tomar medidas simples y poco complejas contra este fenómeno de las fake news, tratando en todo momento de evitar la censura.

Las medidas están encaminadas a un modelo basado en la resiliencia social y la creación de un marco legal para dar respuestas efectivas a fenómenos contrastados y evidenciados, no simples rumores de que una noticia es falsa.

Es por tanto un enfoque multidimensional el que quiere el grupo de expertos que la Comsión aplica a las fake news.

Para ello, la comisión propone cinco medidas fundamentales, basadas en cinco pilares:

  • Fomentar la transparencia de las noticias online, involucrando a los actores participantes del intercambio de información y que éste sea adecuado y conforme a las normas de privacidad de datos en los sistemas que permiten compartir información en línea;

 

  • promover la alfabetización mediática e informativa para contrarrestar la desinformación y ayudar a los usuarios a navegar en el entorno de los medios digitales;

 

  • desarrollar herramientas para empoderar a los usuarios y periodistas de tal forma que puedan tener todos los medios para abordar la desinformación y fomentar el compromiso positivo con las tecnologías de la información de forma rápida;

 

  • promover la seguridad y continuidad del ecosistema de medios de comunicación europeo; y

 

  • promover una investigación continua sobre el impacto de la desinformación y las fake news en Europa para evaluar las medidas tomadas por los diferentes actores.

Con estas medidas, el grupo de expertos considera que se podrían dar muchos pasos en nuestro continente para lograr que el mercado de la información volviera a ser un mercado sano y pilar fundamental de la sociedad democrática. 

Ahora “la pelota está en el tejado de la Comisión” que tendrá que impulsar las medidas adecuadas para que estas recomendaciones se conviertan en una realidad legal en poco tiempo. 

El informe se puede descargar en inglés aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.