¿Organización jerárquica u holocracia?

Digital manager, social media manager, Big Data specialist, content manager, community manager, digital marketing manager, Seo & Sem specialists, e-commerce manager, o más recientes como data scientist, growth hacker… son algunas de las profesiones digitales más demandadas. Es cierto que se necesitarán crear esas habilidades dentro de las compañías, pero tan importante es saber qué funciones van a realizar como analizar previamente a su incorporación, cómo y dónde se van a integrar en la organización.

 Uno de los principales errores de las organizaciones es contratar profesionales especializados en disciplinas digitales, sin haber repensado previamente cómo debe ser el modelo organizativo para abordar el proceso de transformación al que se ve abocada la compañía. Y cuando hablamos de modelo organizativo, no sólo hablamos del organigrama, sino de cuáles van a ser las metodologías de trabajo, cómo se va a abordar la comunicación interna, cuál será el modelo de retribución y qué modelo de liderazgo es el adecuado.

Debemos entender que “lo digital” será transversal en la compañía pues igual que los clientes son “omnicanales”, es decir ya no distinguen entre canales on y off y buscan obtener la misma experiencia, así cada grupo dentro de la organización debe pensar en sus responsabilidades independientemente de si tienen componente física o digital. Además, será habitual que en una misma compañía convivan hasta tres generaciones según sus conocimientos digitales: los nativos digitales, los inmigrantes digitales y los analógicos. Conseguir que estas tres generaciones trabajen en proyectos comunes, compartiendo objetivos, y que además el modelo organizativo se adecúe a esta situación, es un auténtico reto.

 ¿Cuál es entonces el modelo organizativo más adecuado para integrar perfiles tan diferentes?, ¿Se debe sigue un modelo jerárquico, horizontal o se debe ser más creativo para no recrear las disfunciones del modelo tradicional? Por mucho que hayamos conseguido unir el mundo on y off con una visión compartida por todos los empleados, seguramente no podremos ser tan eficientes como los nuevos actores del mercado si recurrimos a los modelos tradicionales de organigramas. Por ello, se están analizando nuevos modelos basados en procesos de trabajo o modelos tan disruptivos como las denominadas “tribus agile” o la “holocracia”.

Tribus Agile

Las metodologías denominadas Agile buscan como su propio nombre indica la agilidad y la eficiencia. Es difícil competir en el nuevo entorno de mercado con nuevos entrantes, emprendedores, que tienen organizaciones mucho más dinámicas, ágiles, eficientes e innovadoras no sólo por su tamaño sino por su forma de trabajar, si no ponemos en marcha nuevas formas de trabajo y organización.

Ya son varios los sectores de actividad donde las compañías empiezan a implantar nuevos modelos organizativos basados en metodologías Agile, especialmente Scrum, utilizada para minimizar riesgos durante el desarrollo de un proyecto mediante el trabajo de manera colaborativa entre los miembros del equipo. Se trabaja por roles (no jerarquías) y con listas de tareas para iterar hasta que se consigue el resultado. Todos y cada uno de los roles son esenciales para llevar a cabo el proyecto. Los integrantes del equipo son expertos en su rol, y no hay jerarquía entre ellos, con independencia del departamento al que pertenezcan.

Uno de los referentes en implantación de la organización en tribus Agile, es Spotify. Se organizan por Squads (escuadrones) en torno a 12 personas que gestionan los proyectos siguiendo la metodología Scrum. Las tribus son conjuntos de Squads que trabajan en disciplinas relacionadas. También distinguen los Chapters (divisiones) que los forman profesionales con habilidades similares y que están dentro de una o varias tribus pero en Squads diferentes con el objetivo de asegurar la compartición de experiencias y conocimientos.

Holocracia

Es un modelo de organización sin jerarquías establecidas que distribuye horizontalmente la autoridad mediante equipos auto-gestionados. Frente al modelo jerarquizado donde el poder de decisión se concentra en el CEO y sus directivos, la holocracia aplicada al modelo de organización de empresas persigue la toma de decisión que, aunque concentrada, integre a todos los miembros de la empresa.

Se basa en una distribución horizontal de la toma de decisiones y de la autoridad, buscando la agilidad, la eficiencia y la iniciativa. Considera que toda persona puede aportar a la empresa, pero cobra valor cuando trabaja coordinadamente con otras. No se describen puestos de trabajo sino roles que asume cada empleado. Es una organización estructurada mediante círculos auto-gestionados y auto-dirigidos, que asignan roles a sus miembros y asumen la responsabilidad de los proyectos en todas sus fases: creación, implementación, ejecución y medición. Los círculos están conectados con un círculo superior. Ejemplos de compañías que siguen el modelo holocrático son Zappos o Gore Tex.

Si bien la holocracia es un modelo interesante en teoría para dotar de agilidad a las organizaciones, también es cierto que cuenta con numerosos detractores porque consideran que puede acabar en una organización demasiado asamblearia que se aleje de sus objetivos de agilidad y rapidez en la toma de decisiones.

Las tribus Agile o la Holocracia son sólo algunos ejemplos de cómo las compañías comienzan a repensar el modelo organizativo para que su actual organización no sea la barrera principal que les impida innovar, desarrollar el talento, fidelizar a los nuevos profesionales digitales, o competir en el nuevo entorno. ¿Estás dando pasos para repensar tu modelo actual?

 

@juanluismb

Juanluis.moreno@thevalleydbs.com

https://www.linkedin.com/in/juanluismoreno/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.