La entregabilidad se ha convertido en la gran barrera de las campañas de marketing. Hasta el 95% de los e-mails son interceptados por los proveedores de servicios de Internet (ISP), según los informes de la compañía de marketing Dolist. Si no se conocen los fundamentos de la entregabilidad y los factores que impactan la reputación del remitente, los diferentes filtros rechazan, suprimen o envían a la carpeta de spam los mensajes.

“La entregabilidad es aún un concepto poco conocido y, sin embargo, es un criterio básico en las campañas de correo; si los mensajes no llegan a los clientes porque los ISP los bloquean, no habrá comunicación entre ambos puntos; el 80% de los profesionales ya están preocupados por tener una buena entregabilidad”, aseguran los expertos, que destacan ocho prácticas para garantizar una buena reputación:

  1. Realización de una recolección cualitativa y no cuantitativa

Una de las etapas clave de la entregabilidad se produce a la hora de recolectar contactos. Además, a partir del pasado 25 de mayo, el nuevo reglamento de Protección de Datos obliga a guardar un consentimiento de cada contacto. Esta responsabilidad hace que las bases de datos pueda ser menores en número, pero resulten en una lista de contactos más segmentada y cualitativa, ya que todos los destinatarios habrán mostrado de antemano un interés por la marca o los productos.

  1. Dominar los métodos de envío

“Las barreras para llegar a las bandejas de entrada de los contactos han aumentado, por lo que la única solución que tiene la empresa es mantener una buena reputación técnica”, apuntan los expertos de Dolist. La compañía destaca una lista de spamwords típicas que no deben incluirse en el asunto (oferta,  mejora, promoción, crédito o gratuito), identifica los días de la semana en los que los destinatarios registran una mejor reactividad (martes, miércoles y jueves) y explica en detalle cuáles son las etiquetas HTML más convenientes para usar en los mensajes que se envían.

  1. Identificarse claramente con los destinatarios

La claridad y la honestidad con los destinatarios es clave a la hora de garantizar una buena entregabilidad

  1. Asegurar la higiene de la basede datos

Mantener la base de datos limpia es vital. Dolist recomienda eliminar los contactos duplicados u obsoletos y nunca utilizar bases compradas o cedidas

  1. Adaptar la velocidad de envío a la reputación de la marca

6. Analizar los resultados por dominio

  1. Adaptar la presión de envío según los contactos

Es fundamental permitir que el destinatario elija la frecuencia en la que quiere recibir los correos de marketing: saturar a los contactos puede provocar su pérdida defintiva. “El entorno de la entregabilidad ha cambiado porque el destinatario ha pasado a ser el que decide qué contenidos recibe y el marco legal actual ha otorgado un estatus sagrado a los datos personales que manejamos”, comenta Dolist.

  1. Monitorizar las razones para darse de baja

Comprender los puntos débiles de la entregabilidad es clave para saber cómo mejorar la tasa de mensajes que llegan a las bandejas de entrada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.