Elon Musk ya cuenta con los permisos necesarios para la construcción de los túneles de su hyperloop, que conectará Nueva York y Washington en 29 minutos.

Cuando Elon Musk anunció que hyperloop podría estar mucho más cerca de ser una realidad de lo que muchos pensábamos, sobre todo para el público español, lo que nunca nadie imaginó fue que los viajes a 250 km/h podrían ser más económicos que un billete de autobús.

Esta vez Musk está pensando en que los viajes de un nuevo hyperloop denominado LOOP tengan lugar a través de gigantescos tubos cilíndricos que se sitúen por debajo de las ciudades y cuyo coste estimado puede estar en torno al euro por cada viaje.

Como ya es sabido, The Boring Company, propiedad de Musk y Virgin serán las encargadas de llevar a cabo este proyecto, pero no se ha confirmado si se encargarán del nuevo sistema de transporte. 

El primer Loop será entre Los Ángeles y el aeropuerto de esa ciudad.

La idea del magnate sudafricano para estos túneles subterráneos es conectar el centro de Los Angeles con el aeropuerto de esa ciudad en menos de diez minutos con un vagón eléctrico con capacidad de 8 a 16 pasajeros, que puede alcanzar una velocidad de hasta 250 kilómetros por hora. A diferencia de su anterior propuesta llamada Hyperloop, enfocado en conectar grandes distancias entre centros urbanos mediante un vehículo de altísima velocidad, Musk planea aliviar el tránsito urbano y realizar conexiones más rápidas en las ciudades.

Musk sabe que hay numerosas ideas pensadas para el transporte por el aire, como los vehículos aéreos de Uber y otras tecnologías, por lo que está pensando en desechar hyperloop por encima de los edificios como tenía pensado y quiere hacerse con el subterráneo de las ciudades.

Lo bueno de utilizar el subterráneo es que se puede mejorar la seguridad del transporte evitando problemas relacionados con el mal tiempo y el clima. 

Una idea más para resolver los embotellamientos de las ciudades.

La idea de LOOP se suma a otras anteriores cuyo principal objetivo es resolver el problema, cada vez más acuciante, del tráfico en las ciudades

LOOP busca emular la red de metros de los centros urbanos con un sistema de túneles de bajo costo en zonas de alta densidad demográfica, además de tener como objetivo unir Nueva York con Washington en menos de 30 minutos.

No se sabe todavía para cuando está pensado que esté disponible esta red de túneles, pero si se han desvelado detalles como el coste por kilómetro de la construcción de los túneles (cada milla de túneles, un kilómetro y medio aproximadamente, puede costar unos 1.000 millones de dólares) o las dimensiones necesarias para que viaje LOOP por dentro de dichos túneles (túneles de 4,2 metros de diámetro,).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.