Ya hay varios testigos que han visto incendiarse vehículos eléctricos tan famosos como el Model X de la empresa Tesla. Ello ha levantado la preocupación de muchos por los vehículos eléctricos y su propensión para incendiarse.

El uso de multitud de componentes eléctricos y baterías repletas de químicos altamente volátiles e inflamables es uno de los riesgos de estos automóviles, tal y como ha demostrado el último modelo d Tesla en California.

El automóvil se incendío dos veces más dentro de las 24 horas tras el fatal accidente.

Los bomberos californianos tuvieron que intervenir para apagar el incendio del vehículo y luego los ingenieros de la compañía decidieron reformular la configuración de las celdas de las baterías del eléctrico.

¿Es tan sencillo que se incendie un vehículo eléctrico?

Los incendios en vehículos eléctricos son raros, pero la química volátil de sus baterías y la necesidad de capacitación especial sobre cómo extinguirlos plantean nuevas cuestiones de seguridad en un momento en el que se espera un aumento importante de su producción.

Ya hay varios testigos que han visto incendiarse vehículos eléctricos tan famosos como el Model X de la empresa Tesla

Expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts afirman que todavía se desconoce cons seguridad el comportamiento de las baterías de vehículos

Es poco lo que se puede hacer una vez que las celdas se rompen en una colisión violenta. En un fenómeno conocido como fugas térmicas, una batería en cortocircuito produce cada vez más calor, lo que crea una reacción en cadena de fuego y más producción de calor en las celdas adyacentes.

La creciente popularidad de las baterías basadas en litio y que están presentes en todos lso equipos electrónicos, desde móviles hasta bicicletas, se ha visto periódicamente afectada por los incendios. Explosiones en cigarrillos electrónicos, computadoras portátiles e incluso las baterías de uno de los aviones de pasajeros más sofisticados del mundo, el Boeing Co. 787, han provocado restricciones de parte de los gobiernos y titulares alarmantes.

Los componentes de las baterías recargables de iones de litio las hacen más propensas a los incendios.

A diferencia de la gasolina, que necesita una chispa antes de que se encienda, las celdas de litio contienen sus propios sistemas de encendido. Esto es, las grandes cantidades de energía que se transforman en calor y se enciende cuando hacen cortocircuito. También contienen combustibles para que sea más propenso a incendiarse como los metales oxidados que pueden proporcionar oxígeno al fuego, lo que complica los esfuerzos para extinguirlo.

Esta circunstancia que afecta a las baterías, en tanto no se mejore su sistema, puede afectar negativamente a la fiabilidad de los vehículos eléctricos que ya no sólo tiene el problema de la autonomía, sino que la seguridad de los mismos es probablemente el peor de los contratiempos, ya que la seguridad es una de las principales variables que los usuarios toman en consideración cuando van a adquirir un vehículo. 

Deja un comentario