La tecnología y el sector inmobiliario dominan las inversiones a nivel global de los fondos soberanos, que acumulan activos por valor de 7,5 billones de dólares (6,1 billones de euros), según un informe presentado hoy en Londres por IE Business School y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

En 2016 y la primera mitad de 2017, los vehículos estatales de inversión concentraron el 26,1 % de sus adquisiciones en firmas tecnológicas, el 23,9 % en activos inmobiliarios y el 17 % en el sector financiero, según detalla el “Informe Fondos Soberanos 2017”.

El Fondo Global de Pensiones del Gobierno de Noruega, que el pasado año superó el billón de dólares en inversiones, continúa siendo el mayor del mundo, mientras que Oriente Medio, China y el sureste de Asia son los otros tres polos globales más activos en cuanto a inversiones estatales. El informe subraya el papel de China, con cuatro fondos entre los diez primeros del mundo, así como la renovada fortaleza de Arabia Saudí en el tablero soberano mundial.

Una de las tendencias que destaca el documento es un cambio a largo plazo en la tipología de los activos inmobiliarios en los que se fijan los fondos de inversión internacionales, motivada, entre otros factores, por el auge del comercio electrónico y sus especiales demandas logísticas. Ese escenario impulsará la demanda de almacenes y naves industriales en un segmento donde las principales operaciones se centran hasta ahora en rascacielos y hoteles.

En la actualidad hay 92 fondos soberanos activos, pertenecientes a 57 países, 26 de los cuales se han creado a partir de 2010, mientras que otros 24 países están considerando establecer su propio vehículo de inversiones.

El documento destaca asimismo el creciente interés de los Estados por utilizar sus fondos soberanos como medio para canalizar su respaldo a “activos verdes”, respetuosos con el medio ambiente, y otros productos “sostenibles”.

Noruega y Nueva Zelanda han retirado inversiones de firmas con actividades contaminantes, mientras que diversos países han invertido en proyectos de energías renovables, fondos de infraestructuras y agricultura sostenibles, así como en empresas emergentes del campo de la eficiencia energética.

Otro nicho que ha despertado el interés de los fondos son las residencias de estudiantes, detalla el informe, que resalta que Singapur y Abu Dabi están construyendo y adquiriendo residencias en campus universitarios de Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.