Lidl, el gigante del comercio minorista y la distribución alemana, sigue los pasos de otros grandes de sector hacia el comercio electrónico. 

Como otros grandes del mercado, Lidl es consciente de que con las tiendas físicas no es suficiente para atraer a todos los consumidores. De hecho, sabe que para abordar una estrategia de omnicanalidad como competidores mundiales como Walmart, es necesario contar con una fuerte estrategia de comercio electrónico.

Por esta razón ha puesto en marcha su plan para liderar el comercio electrónico en el continente europeo cuyo centro de operaciones se situará en Barcelona. 

Esta decisión es bastante novedosa, ya que, en una situación como la que vivimos en nuestro país, con numerosas empresas huyendo de Barcelona y Cataluña, ha sorprendido que el gigante de la distribución alemana haya optado por Barcelona como su sede de comercio electrónico. 

Hacia una estrategia basada en la omnicanalidad.

Lidl instalará en Barcelona su centro europeo de excelencia en el edificio Bergara 13 (ex BBVA) en Plaça Catalunya. Desde allí dará servicios de comercio electrónico y de gestión de relación con clientes a nivel regional en Europa. Empleará a 250 personas.

Las oficinas contarán con 3.200 metros cuadrados y ocuparán cuatro de las trece plantas del edificio, propiedad de Amancio Ortega a través de Pontegadea, su inversora inmobiliaria. El enclave  está considerado como uno de los edificios más emblemáticos de la capital catalana.

Lidl es una de las compañías punteras en el gran consumo en nuestro país.

Lidl, que opera en España desde 1994, emplea a 12.500 personas en nuestro país.  En la última década ha potenciado su apuesta en el entorno electrónico a través de Lidl Digital, donde gestiona todas sus actividades digitales. Así, en este nuevo centro también se gestionará el portal de viajes de la alemana y otros servicios digitales como fotografía o concursos.

El mercado de oficinas de Barcelona se ha mostrado muy dinámico en los primeros meses de 2018 con niveles de actividad y contratación muy elevados. Las cifras nos hacen prever que el 2018 podría superar la contratación del 2017, que fue la más alta de los últimos 10 años.

El origen de Lidl se encuentra en el grupo de distribución familiar Schwarz, fundado en la década de 1930 como Schwarz Lebensmittel-Sortimentsgroßhandlung (en español, Distribución Mayorista de Alimentación Schwarz). Los Schwarz formaron una sociedad con la familia Lidl, propietarios del grupo mayorista de fruta Südfrüchte Großhandel Lidl & Co., para abrir establecimientos minoristas por toda Alemania bajo la marca Lidl & Schwarz.​ El negocio funcionó hasta 1944, cuando tuvieron que cerrarlo por culpa de la Segunda Guerra Mundial.

Josef Schwarz, heredero de la familia fundadora, se mudó a Backnang (Baden-Württemberg) e inauguró en 1968 el negocio de venta mayorista Handelshof. Para dar salida a los productos que no vendía, en 1973 abrió en la cercana localidad de Neckarsulm un pequeño supermercado de descuento cuyo modelo era muy similar al de Aldi (1948).

Deja un comentario