¿Lean Thinking, Design Agile O Scrum Startup?

Estamos en la fiebre de implantar en las organizaciones nuevas metodologías de trabajo que fomentan el pensamiento creativo (Design Thinking), el prototipado rápido de productos (Lean start up) y la agilidad en el desarrollo de los mismos (Agile).

Ninguna de estas metodologías se ha creado recientemente, llevan años siendo utilizadas por los emprendedores en el caso de Design Thinking y Lean o de las empresas de software en el caso de Agile, pero por fin se están incorporando en las empresas para provocar una cultura orientada a la innovación y a la eficiencia para poder competir en un mercado donde la agilidad y la diferenciación son claves fundamentales del éxito.

Es cierto que en el mundo digital se crean términos continuamente, pero no pretendo crearlos. Son lógicas las dudas: ¿Cuál de todas las metodologías debo utilizar entonces? ¿Debo mezclarlas todas o debo utilizarlas secuencialmente?

Hay expertos que empiezan a ver sinergias entre algunas de ellas e incluso están hablando de nuevas metodologías que son mezcla de algunas anteriores. Por ejemplo, el Lean Design Thinking, que busca los puntos comunes entre Lean Startup y Design Thinking (foco en el cliente, procesos iterativos, aprendizaje, etc.)

Sin embargo, podemos encontrar una secuencia entre todas las metodologías para sacar el máximo partido de cada una de ellas. Recordemos que Design Thinking se enfoca más en entender al usuario o cliente, empatizar con él para entender sus necesidades, con el objetivo de generar ideas e hipótesis para satisfacerlas, mientras que Lean startup, está más enfocada en testar y validar las ideas e hipótesis de manera empírica, midiendo los resultados y aprendiendo de ellos para conseguir un producto mínimo viable en poco tiempo y a bajo coste. Agile sin embargo, se centra en la identificación de requerimientos de forma iterativa con el objeto de implementar y desarrollar las ideas e hipótesis.

Una forma de secuenciar estas metodologías sería utilizar primero el Design Thinking para identificar las necesidades del cliente e inventar formas de satisfacerlas mediante la generación de ideas y prototipando; y segundo validar y desarrollar las ideas y prototipos generados durante la primera fase con Lean start up, incorporando Agile durante el desarrollo.

¿Qué conseguiremos con ello? Pues algo tan importante para adaptarnos al nuevo entorno como es pensar de manera disruptiva tratando de resolver creativamente los problemas de nuestros clientes o generándoles necesidades, gestionar por tanto las ideas de nuevos servicios desde la empatía con nuestros potenciales consumidores y seguir un proceso rápido para prototipar productos aprendiendo a fallar. En definitiva, intraemprender. ¿Cuánto tiempo les queda a las empresas que no sean innovadoras, eficientes, agiles y dinámicas en este entorno tan cambiante? La respuesta se obtiene analizando los listados de las empresas Fortune 500 de las últimas décadas. ¿Cuántas se mantienen?

 

Juan Luis Moreno

Socio. Dtor. Académico y de Estrategia de The Valley.

@juanluismb

Juanluis.moreno@thevalley.es

https://www.linkedin.com/in/juanluismoreno/

Deja un comentario