Whatsapp fue adquirido por Facebook y desde entonces los rumores de compartir datos no han cesado. Fuente: Mark Zuckerberg by FB

La batalla emprendida por Mark Zuckerberg por el control del contenido difundido a través de Facebook parece estar dando sus frutos. Las organizaciones dedicadas a la creación y difusión de fake news están abandonando progresivamente la red social. Sin embargo, hecha la ley hecha la trampa, y las noticias falsas ahora se están extendiendo rápidamente por WhatsApp.

Según un estudio realizado por la Universidad de Oxford, y más específicamente por el Reuters Institute for the Study of Journalism: “el nivel de popularidad global de Facebook desde 2015 hasta hoy no ha cambiado, pero su uso para las noticias ha disminuido”. Tanto Facebook como WhatsApp, debe recordarse, son propiedad del grupo encabezado por Mark Zuckerberg.

El aumento del uso de Whatsapp condiciona que cada vez más se use para distribuir noticias

Aparentemente, Facebook sigue siendo una de las herramientas favoritas de las personas para compartir momentos de su vida privada. En cambio, el contenido más sensible, vinculado, por ejemplo, a asuntos de actualidad política, ahora viaja principalmente a través de WhatsApp. No es algo casual, ya que el último cambio en el algoritmo de Facebook penaliza las publicaciones que contienen enlaces a páginas de noticias externas y favorece las de contenido más personal.

El estudio descubrió que las personas prefieren compartir noticias a través de WhatsApp, porque así se alejan de discusiones venenosas y noticias que no encuentran de fiar. Consideran que plataformas alternativas como las de mensajería les ofrecen mayor calidad, más privacidad y menos riesgo de malentendidos. Por lo tanto, los usuarios se cambian a aplicaciones como WhatsApp, donde además sienten que están hablando con amigos reales.

Mas problemas para el grupo de Zuckerberg

Este cambio de escenario implica una serie de nuevos problemas. Los creadores de noticias falsas continúan trabajando sin parar y la mala costumbre de muchos usuarios de no contrastar las fuentes de las noticias está más viva que nunca. De esta manera, las fake news circulan libremente por WhatsApp, de una forma que es probablemente aún más peligrosa porque los usuarios las reciben de personas que conocen personalmente y en quienes confían. Y no solo los cuñados envían este tipo de material.

Según los investigadores, “el uso de WhatsApp para la circulación de noticias se ha triplicado desde 2014 y en muchos países ha superado a Twitter como medio de difusión”. Para complicar aún más la cuestión, hay que considerar que, si penalizar o eliminar las noticias falsas de una red social es muy difícil, es prácticamente imposible hacerlo en una aplicación de mensajería privada. En resumen, puede que Facebook haya mejorado mucho, pero la lucha contra las noticias falsas parece estar lejos de una conclusión feliz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.