Las empresas biomédicas catalanas captaron inversiones por valor de 102 millones de euros durante el 2017, con un promedio de 3,4 millones por operación, que les permitirán avanzar en el desarrollo de fármacos y tecnología médica innovadora tal como refleja el Estudio de inversión en biomedicina en Cataluña: Éxitos y retos de futuro que han presentado recientemente CataloniaBio & HealthTech y EY en Barcelona, en un acto en el que participaron más de 60 emprendedores, inversores y profesionales del sector.

El informe destaca que el capital riesgo sigue siendo la principal fuente de financiación de las compañías que desarrollan productos (33%), mientras que las de servicios optan por deuda privada (74%). La mayor parte de inversores son de Cataluña (76%), aunque el capital internacional está aumentando (del 12% en 2016 al 16% en 2017).

Los expertos en capital riesgo han puesto de relieve que el 2017 ha dejado resultados positivos y varias mejoras que van más allá de la cifra de inversión. Concretamente, los inversores afirman que hay tres tendencias importantes consolidadas: rondas más grandes, mayor participación de los fondos internacionales y evolución cualitativa de los equipos directivos. En relación al equipo, hay que matizar que se analizan cada vez más las capacidades de otros miembros, como el director científico y el director médico, ya que se consideran claves para la implementación de estudios clínicos.

En 2017 se firmaron 32 contratos de licencia a través de los cuales las empresas prevén unos ingresos potenciales de 13 millones de euros. Como caso de éxito, a inicios de 2018, encontramos la venta de STAT-Diagnostica. La empresa catalana ha completado todo el proceso: desde su fundación como start-up, pasando por la aprobación regulatoria de su producto de diagnóstico, hasta ser vendida al grupo corporativo holandés Qiagen.

Jaume Amat, presidente de CataloniaBio & HealthTech y CEO de Specipig, remarca la buena tendencia de la inversión en las empresas biomédicas en Cataluña y el volumen de inversión extranjera: “Tenemos más fondos internacionales que buscan invertir en la bioregión. Esperamos que su aportación sea mayor en un futuro próximo ya que prevemos un número significativo de compañías que abrirán rondas de financiación en fase avanzada que no se podrán cubrir sólo con los inversores locales”. En este contexto, el ecosistema deberá reforzar su visibilidad internacional.

Por su parte, Silvia Ondategui-Parra, Socia Global de Life Sciences de EY, destaca que “el sector biomédico catalán avanza en su consolidación, en un contexto global en el que la industria tiene el reto de demostrar el valor de la innovación, incrementar la eficiencia de su I+D, hacer frente a la creciente presión reguladora, y asegurar su estrategia competitiva ante la entrada en el sector de nuevos competidores procedentes del entorno digital”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.