La mayoría de las estrategias digitales de las empresas catalanas ponen el foco en la experiencia del cliente. En concreto, siete de cada diez apuestan por el consumidor como la principal clave del negocio en la transformación digital de la compañía, según el estudio Business Insights, Resiliencia Empresarial y Transformación Digital, elaborado por la Universidad de Barcelona con la colaboración de Ernst & Young.

“En un momento de constantes cambios en el entorno, las compañías deben tener la capacidad de anticiparse y las herramientas necesarias para adaptarse a un contexto cada vez más incierto”, explican los expertos del informe, que analiza el grado de resiliencia del tejido empresarial catalán a partir de tres indicadores: “su nivel de innovación, internacionalización e intención de crecer”.

El estudio profundiza, además, en el nivel de transformación digital de las empresas catalanas, como “palanca clave para potenciar la competitividad”. En este ámbito, el informe revela que las compañías nativas digitales o en procesos de transformación digital “tienen un nivel de resiliencia empresarial –capacidad y potencial de adaptarse a cambios del entorno- superior en hasta 22 puntos al de las compañías no digitalizadas”.

El 58,7% de las empresas catalanas está realizando actividades relacionadas con la innovación. La mayoría de ellas tiende a innovar tanto en productos como en procesos aunque entre las empresas más pequeñas y jóvenes la innovación suele centrarse más en el desarrollo de nuevos productos.

Cuatro de cada diez empresas catalanas tiene presencia internacional

Por otro lado, el 41% de las compañías catalanas analizadas cuenta con presencia internacional y el 10% asegura que más de la mitad de sus ingresos proviene ya de mercados extranjeros. El 31,4% de las empresas jóvenes – de menos de cinco años- ya está llevando a cabo operaciones internacionales y “se detecta un incremento de las empresas que ya nacen con vocación de ser globales”.

El informe recoge unas expectativas de crecimiento moderadas ya que el 61% de las entidades esperaba cerrar 2017 manteniendo su cifra de negocio en niveles similares a los de 2016, mientras que un 26% esperaba hacerlo aumentando su facturación respecto el año anterior.

Si se analizan y cruzan los tres indicadores anteriormente comentados, se pude concluir que existe una relación proporcional entre el tamaño de las empresas y su resiliencia, y son las medianas y grandes empresas las que están mejor preparadas para adaptarse a los cambios experimentados en el entorno.

“las empresas deben ser capaces de contar con estructuras y procesos de toma de decisiones que les permitan reaccionar con rapidez a los distintos focos de disrupción”

“Son muchos los retos que van a tener que afrontar las compañías en los próximos años a raíz de los cambios en las preferencias del consumidor, la creciente penetración del Internet de las Cosas y los avances en el área de la robótica y la inteligencia artificial; en este contexto, las empresas deben ser capaces de contar con estructuras y procesos de toma de decisiones que les permitan reaccionar con rapidez a los distintos focos de disrupción”, según explica Xavier Trias, Socio responsable de IT Advisory de EY,

En este sentido, el 83% de las compañías encuestadas para realizar el estudio Business Insights asegura que está llevando a cabo algún proceso de transformación digital, y en más de la mitad de los casos (50,7%) dicha transformación ya se está traduciendo en un incremento de la productividad. Asimismo, el 69% de las empresas concentra el grueso de sus estrategias digitales en la mejora de la experiencia de cliente, seguida por la optimización de la cadena de suministro, prioritaria para el 62% de las empresas encuestadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.