Elon Musk lleva tiempo con la idea en la cabeza de desarrollar un sistema de transporte denominado Hyperloop que podría ser la mayor revolución en el transporte de pasajeros desde la invención de la máquina de vapor o el primer avión en despegar de la tierra.

Hyperloop consiste en un transporte supersónica a través de una cápsula (en la que viajan los pasajeros) que se desplaza a velocidades altísimas a lo largo de una especie de tubería gigante.

La compañía que lo está desarrollando, Virgin Hyperloop One, una unión de las empresa de Virgin (empresa de Richard Branson) y The Boring Company (empresa del propio Musk), podría estar en conversaciones con el Ministerio de Fomento español para que todo el proyecto sea desarrollado en nuestro país. 

El transporte más rápido hasta la fecha conocido.

Este sistema está pensado para ser el medio de transporte más rápido hasta la fecha conocido.

Según las estimaciones de los proyectos, Hyperloop podría alcanzar velocidades cercanas a los 1.000 km/h, por lo que los desplazamientos entre ciudades como Madrid y París, por ejemplo, podrían durar apenas una hora y diez minutos.

Íñigo de la Serna, titular de Fomento, ha admitido que el ministerio que dirige se encuentra inmerso en conversaciones con Virgin en relación a un posible acuerdo para que todo el proyecto se desarrolle en nuestro país. 
Según las estimaciones de los proyectos, Hyperloop podría alcanzar velocidades cercanas a los 1.000 km/h, por lo que los desplazamientos entre ciudades como Madrid y París, por ejemplo, podrían durar apenas una hora y diez minutos. Fuente: Hyperloop by FB
Hyperloop One fue incluido en 2014 y cuenta un equipo de 200 ingenieros, técnicos, soldadores y maquinistas para construir el primer sistema comercial Hyperloop del mundo. Ha recaudado más de 160 millones de dólares de fondos de capitales de inversores y su presidente ejecutivo de Hyperloop One, Shervin Pishevar, un capitalista de riesgo con estrechos lazos con Elon Musk.
De la Serna no quiere celebrar nada todavía y ha admitido que todavía es pronto para saber si se puede hablar que el acuerdo está cerrado. El ministro ha explicado que los responsables de Hyperloop han estado en España para mantener dichas conversaciones e incluso han visitado las instalaciones en las que supuestamente se alojaría el centro de mantenimiento y pruebas.

Por el momento, el Hyperloop One estaba desarrollándose exclusivamente en Estados Unidos, aunque los responsables del proyecto están interesados en trasladar su desarrollo fuera de EE.UU. por primera vez.

Virgin cuenta con diferentes opciones en las que desarrollar el proyecto, de las que una de ellas es España, gracias a las condiciones salariales y de trabajo que hacen que puedan contar en nuestro país con mano de obra cualificada a costes muy competitivos.

Por ahora la idea es cerrar un acuerdo para lanzar un centro de pruebas y mantenimiento en el país español. La capacidad de España para desarrollar infraestructuras fiables y de calidad en materia de transporte ferroviario (con el proyecto del AVE) podrían decantar la balanza hacia nuestro país para que Hyperloop llegase muy pronto.

Si las negociaciones llegasen a buen puerto, el tren supersónico podría utilizar la infraestructura de Adif que se encuentra en el territorio andaluz, lo que ayudaría a avanzar también en la alta velocidad del país. 

Elon Musk lleva tiempo con la idea en la cabeza de desarrollar un sistema de transporte denominado Hyperloop. Fuente: Hyperloop by FB

¿Cómo funcionaria Hyperloop?

 

Este tren estaría formado por cápsulas en forma de vagones de tren. El proyecto base cuenta con cápsulas que permitirían transportar hasta 40 pasajeros en una misma oleada.

Funciona a través de aire comprimido en las tuberías por las que circula. Los tubos en vacío eliminan la levitación magnética de los trenes eliminando el aire parcial o totalmente en los tubos, permitiendo velocidades de miles de kilómetros por hora.

El concepto Hyperloop está diseñado para funcionar enviando cápsulas o vainas, por tubos continuos de acero, conservando un vacío parcial. Cada cápsula flota sobre una capa de aire entre 0,5 y 1,3 milímetros, por medio de un elevador de aire  que proporciona la presión, similares a como son suspendidos los discos en una mesa de hockey de aire.

Los motores lineales de inducción localizados a lo largo del tubo, acelerarían y desacelerarían la cápsula, a la velocidad apropiada para cada sección de la ruta del tubo. Con la resistencia a la rodadura eliminada y la resistencia de aire enormemente reducida, las cápsulas pueden deslizarse en la mayor parte del viaje. En el concepto Hyperloop, cuenta con una entrada de aire, por medio de un ventilador eléctrico y un compresor de aire, colocados en la parte delantera de la cápsula “transfiriendo la presión del aire desde la cabeza a la cola del tren”, resolviendo el problema de diseño, debido la presión atmosférica, delante del vehículo, y por tanto de frenado. 

El principal problema de este sistema es conseguir que los motores electricos sean capaces de mantener las velocidades estratosféricas durante todo el tiempo en necesario. Una cuestión de fiabilidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.