Apple sigue explorando diversos negocios en los que entrar para convertirse también en líder de mercado. Los últimos movimientos de la compañía que dirige Tim Cook apunta a que Apple quiere convertirse también en el banco de referencia de todos los usuarios de la marca de la manzana.

Así se puede apreciar de las decisiones de la compañía con sede en Cupertino (California) de involucrarse de manera más decidida en el mercado de los servicios de pago permitiendo que nuevos bancos como Sabadell o Bankinter se sumen a su oferta ya en marcha para clientes del Santander y Openbank.

La compañía sabe que su posición privilegiada en el entorno digital-al que tienden todos los bancos cada vez más rápido-le permitirían convertirse en una entidad bancaria con una cartera de clientes (y conocimiento de sus hábitos de comportamiento y consumo) tal que podría ser el primer banco del mundo. Un Apple Bank. 

Apple Bank podría ser el líder mundial en servicios financieros y bancarios.

En un entorno en el que cada vez más bancos están apostando por los servicios digitales y el uso de tecnologías electrónicas (como la blockchain), las empresas de tecnología como Google o Apple están en una posición envidiable para convertirse en el primer banco mundial.

Apple Pay ha sido un simple movimiento que en realidad es la punta del iceberg de una estrategia más profunda y a más largo plazo y que consiste en ofrecer servicios bancarios digitales. Crear un banco de “la manzana mordida” que se gestionen íntegramente de manera online y que siga la filosofía que impuso Jobs para todo: user friendly (o “amigable o fácil para el usuario”).

Tim Urban ya lo pronosticaba en su Blog, en uno de sus post en sobre el desarrollo de Apple Pay.

Otro de los pasos clave que desvelan (como apunta Bloomberg) que Apple quiere convertirse en todo un banco es la emisión de una tarjeta física resultado de la unión de Apple y Goldman Sachs para que el gigante tecnológico pueda sacar al mercado una nueva tarjeta de crédito bajo su enseña. Apple ya trabajaba en este proyecto desde hace tiempo con Barclays, pero Goldman Sachs implica una subida de nivel, sobre todo por su implicación con las nuevas tecnologías asociadas a la banca.

Apple Pay ha sido un simple movimiento que en realidad es la punta del iceberg de una estrategia más profunda y a más largo plazo y que consiste en ofrecer servicios bancarios digitales. Fuente: Apple

En la situación actual prácticamente la mayoría de los usuarios de banca se han convertido en usuarios online que gestionan sus operaciones por sí mismos. Prácticamente, los usuarios más activos de banca (al margen de la tercera edad y jubilados) no pisan las sucursales bancarias. 

Ellos mismos realizan sus transferencias, pagos, compras, etc., a través de la banca online y, cada vez más a través de las aplicaciones móviles. Y todas esas aplicaciones de banca móvil operan en dos sistemas móviles muy conocidos: Android (Google) e iOS (Apple) por lo que Apple conoce perfectamente lo que tiene que hacer para fidelizar a todos sus usuarios y fan como nuevos clientes de banca.

Apple está al final de las etapas que se había marcado

Con este rumbo, se convertiría en toda una marca de servicios bancarios y una amenaza para bancos tradicionales y fintech.

En una primera fase la tecnológica lanzó el sistema de pago a través del móvil Apple Pay. Fuente: Apple

El proyecto constaría de varias etapas. En una primera fase la tecnológica lanzó el sistema de pago a través del móvil Apple Pay. Una primera fase de expansión que tenía como objetivo ganar adeptos y volumen de transacciones tanto para compradores como para establecimientos.

La segunda etapa tenía como objetivo la exclusividad. Apple quiere que cada vez más gente tenga más iPhones pare que Apple Pay sea el medio de pago móvil exclusivo más extendido. Esto es importante porque un ciudadano en Estados Unidos gasta entre 500 y 700 dólares al mes con sus tarjetas. Convertirse en la referencia de pago supone que los ingresos del fabricante de computadoras pasarían unos 5.000 millones de dólares si tuvieran un 50% de usuarios y con un 100% al doble prácticamente. Lo cierto es que ya es capaz de generar por el uso de Apple Pay en torno a 250 millones de dólares anuales.

 La tercera fase es la actual: expedir tarjetas, bien de crédito o débito. Para ello, se ha puesto en manos de Goldman e intentará dar solución a los diferentes problemas que tiene por delante. Cuando culmine la tercera etapa, la tecnológica tendrá todavía más control sobre sus usuarios y multiplicaría sus ingresos exponencialmente (hasta cerca de 100.000 millones de dólares según algunos). Una cifra que no alcanza sumando los ingresos por ventas de sus iPad, Macs, Sofware y servicios.

La cuarta y última etapa sería Apple Bank. Además de los datos que ya tendría Apple de los usuarios, también contaría con una amplia red de asociados y establecimientos que mayoritariamente utilizan Apple Pay para pagar o cobrar.

En esta última etapa, Apple Bank podría ofrecer a sus clientes desde cuentas corrientes o de ahorro hasta créditos que van más allá del consumo. Destronaría a las empresas más fuertes en la historia de la humanidad que han sido y son los bancos. 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.