Desde el pasado viernes, el nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la UE (RGPD) nos beneficia a todos como usuarios particulares, pero también pone en serios problemas a aquellas empresas que no lo cumplan con total rigor.

Así, si una persona cree que una empresa ha vulnerado sus derechos de protección de datos, ésta debe responder a la solicitud sin demoras y de manera gratuita. Además, los ciudadanos afectados tienen el derecho a presentar una queja ante la Agencia Española de Protección de Datos, o acudir a los Tribunales de justicia.

Las sanciones pueden ser tan altas que conviene asegurarse de que se han seguido todos los pasos para cumplirla, además de activar todos los mecanismos que se exigen para establecer y mantener el contacto a partir de ahora con clientes, visitantes de la web, personas que realizan consultas sobre productos o servicios, etc.

Las nuevas normas se aplican en toda la UE, independientemente de dónde se procesen los datos y de dónde se encuentren las empresas. Ello incluye a las compañías no pertenecientes a un país miembro que se dirijan a personas de la UE. El RGPD, por lo tanto, garantiza a los consumidores los mismos derechos y la misma protección tanto si se realizan transacciones o acciones con datos personales en el entorno europeo como fuera de él.

Otras cuestiones de interés son:

  • Analiza para qué vas a utilizar los datos.
  • Revisa quienes son los individuos de los que recopilas datos y cuál es su edad.
  • Valora las aplicaciones de los datos.
  • Revisa las herramientas de tratamiento de datos que empleas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.