El absentismo es un fenómeno social, económico y laboral que afecta de manera directa a la sociedad y a los sistemas productivo y sanitario de un país. Esta práctica ha supuesto durante el último año un coste total que asciende a 76.449,53 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,58% interanual, según el informe Adecco sobre Absentismo que se ha presentado hoy en Madrid.

En los tres últimos años, entre 2014 hasta 2017 (último año estadístico),el absentismo ha crecido 21% en España, lo que sitúa este dato en un máximo histórico. Hasta entonces, el máximo se alcanzó en 2007, cuando era del 4,95%. La tasa de absentismo por Incapacidad Temporal (IT) ha crecido un 4%, hasta el 3,58%, y la tasa de absentismo por otras causas ha crecido cada año hasta estabilizarse ahora en el 1,42%.

«El cambio de tendencia económica hacia el crecimiento ya se ha consolidado y las ratios de absentismo con carácter general repuntan de forma incuestionable, muy por encima del resto de variables en materia económica y de empleo», según explican los impulsores del informe, que destacan que «el denominado efecto crisis ha desaparecido definitivamente».

Por sectores de actividad, la tasa de absentismo es del 5,1% en el sector servicios (máximo del 5,1% en 2007), por lo que iguala en el último año su máximo histórico; del 5,1% en la industria; y del 3,4% en la construcción.

El coste del absentismo se estima en un 5,6% del PIB

El informe de Adecco también destaca que la incidencia de los procesos disminuye en función de la edad de forma que, en el grupo de hasta 34 años, se alcanza el mayor índice (33,64 en hombres y 41,33 en mujeres). Sin embargo, el índice de días de baja se incrementa considerablemente a medida que aumenta la edad. Los mayores de 49 años alcanzan el mayor índice con 1.692 días de baja por cada 100 hombres y 2.237 días por cada 100 mujeres.

El coste total del absentismo por Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC) tiene un valor que asciende a 76.449,53 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,58% interanual. Desglosado, el gasto en prestaciones económicas asciende a 6.653,81 millones de euros, (+11,02% respecto a 2016), el coste directo para las empresas es de 6.218,56 millones de euros, y el coste de oportunidad, en términos de la producción de bienes y servicios que se dejaron de producir, asciende a 63.577,16 millones de euros, es decir, un 5,46% del PIB.

La tasa de absentismo se define como el porcentaje de las horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos ni horas perdidas debido a ERTEs) respecto a la jornada pactada efectiva.  Para el cómputo de la tasa, en este trabajo se han empleado datos sobre horas trabajadas y no trabajadas procedentes de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE), según informan los impulsores del informe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.