La mayoría de las relaciones sentimentales comienzan por compartir una sesión en el cine con la ultima entrega de cualquier de las sagas más conocidas o con una cena en uno de los restaurantes de moda de la capital.

Sin embargo, elegir correctamente el sitio y la comida no es una decisión fácil. El sitio que elijamos y la comida para una primera cita marcará no sólo el devenir de la relación, sino también la primera impresión o imagen que la otra persona se lleve de nosotros.

Igual que la ropa que vestimos, la música que escuchamos o nuestra manera de hablar dicen mucho de nosotros, los lugares que aceptamos para comer y el tipo de comida que nos gustan cuentan mucho más de nosotros de lo que cualquier se imaginaría.

A continuación de damos algunas pistas para acertar a la hora de llevar a cenar a una primera cita en Madrid.

1.- No elijas un sitio muy formal y caro.

A no ser que tengas muy claro que a tu acompañante le encantan los sitios clásicos y de postin, es mejor ser prudente y no aparentar un nivel de vida que no vas a poder mantener en el tiempo.

Lo mejor en estos casos suele ser algún mercado de los que tan de moda están en Madrid en los que se puede ir picando cosas de un puesto a otro sin necesidad de sentarse en una mesa, que es un añadido de formalidad y genera más hielo.

En Madrid puedes elegir varios: el Mercado de San Miguel, al lado de la Plaza Mayor, el Mercado de San Antón, en Chueca, el Mercado de Vallehermoso, en la calle Vallehermoso, el Mercado de Chamberí, cerca de iglesia, y alguno más.

Cualquiera de los anteriores es una opción perfecta, aunque por el nivel de sus restaurantes nos decantamos por el de San Miguel o el de Vallehermoso.

2.- Infórmate sobre el tipo de comida que le gusta y no le gusta a tu acompañante.

Comer sushi en el mejor restaurante de Madrid está muy bien. Si te gusta la comida japonesa, en particular el sushi, claro.

Generalmente casi todo el mundo se maneja bien entre la comida Mediterránea. Por eso, si quieres ser algo original, puedes probar con sitios que están haciendo platos de cocina mediterránea con toques de originalidad, pero sin desvirtuar nuestros clásicos.

Sitios como Bacira (con unas migas sublimes) o el Triciclo, son opciones fantásticas.

Si le gusta la comida mexicana, La Tomata es tu sitio. Comida estilo peruano, Tiradito si quieres algo más clásico y formal o Barra M si buscas modernidad en todos los sentidos e impactar de sitios nuevos.

Ahora, quizá queréis tomar algo al salir del trabajo, un «bocata», por ejemplo, John Barrita no te defraudará.

Quieres un «japo», Umiko es el mejor. Kappo le sigue de cerca. ¿Y un cocido o plato de cuchara? La Bola, para  un cocido (la Cruz Blanca de Vallecas te lo recomiendo para más adelante si tu relación sigue con buen pie). Taberna Verdejo, la Catapa, la Castella, Laredo, O’Grelo, Arzabal, La Raquetista, Taberna Pedraza...y un sinfín.

¿Que quieres ser rompedor? StreetXo o Chuka Ramen bar son perfectos. Triunfarás.

3.- Conoce si bebe vino y entiende o si es más de cerveza.

Si a ella, o él, le gusta el buen vino, tienes que llevarla a un sitio que tenga una buena carta de vinos. Muchos sitios de la «nouvelle vague» han apostado por cocina pero no por bebida, así que no tienen buen genero de vino. Mira bien las cartas y pregunta si hace falta.

Si sois más de cervezas El Sainete es una opción perfecta de comida y bebida con más de 100 cervezas.

4.- ¿Alergias?

Parece una tontería pero es cada vez más importante. No serías el primero que organiza una súper cena con ostras como plato principal y tu acompañante no las tomas o simplemente es alérgica.

Hay ciertos productos que son muy propensos a ser un motivo de alergia, como el marisco y algunos frutos secos. No está demás preguntar. 

5.- Consensúa el sitio si no estás seguro.

Si no estás seguro de si le va a gustar todo lo anterior, consensúa a qué tipo de sitio le gustaría acompañarte a cenar. Las sorpresas están bien, pero cuando estás más que seguro de que no te vas a columpiar magníficamente.

6.- Nos da igual la comida, es una excusa para estar a solas.

Si la comida te da igual y simplemente quieres estar en un lugar bonito en el que «ver y ser vistos», hay una inmensa cantidad en Madrid: Habanera, Marieta, Bibo, etc., En todos estos disfrutaras de lugares preciosos, caros, pero en los que la comida «cumple bien».

¡Mucha suerte! Seguro que lo pasáis genial y repetís.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.