La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a las cuatro principales entidades financieras españolas con multas por valor de 91 millones de euros por “concertarse para ofrecer derivados de tipos de interés en condiciones distintas de las pactadas con los clientes”, en las que se especificaba que se contratarían en “condiciones de mercado”.

CaixaBank (31 millones de euros), Banco Santander (23,9 millones de euros), BBVA (19,8 millones de euros) y Banco Sabadell (15,5 millones de euros) han cometido, según la CNMC, una “infracción muy grave”, por lo que Competencia conmina a estas entidades a que “en el futuro se abstengan de realizar conductas como la acreditada”.

Según la CNMC, “estos derivados eran utilizados como instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés asociado a créditos sindicados para la financiación de proyectos”. La investigación ha puesto de manifiesto que “las entidades de crédito se ponían de acuerdo antes de realizar la oferta al cliente para fijar unas condiciones alejadas de las que se habían comprometido a proporcionar”, mientras daban al cliente la sensación de que estaban “consultando las condiciones de mercado”.

Los hechos se investigaron a raíz de una denuncia presentada por una empresa dedicada a la promoción, construcción y explotación de parques e infraestructuras eólicas. Además, durante la investigación se tuvo acceso a la documentación aportada por otras 22 empresas, correspondiente a 43 operaciones de derivados asociados a créditos sindicados contratados entre 2006 y 2016 para la financiación de proyectos (project finance).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.