Cómo evitar la disrupción de tu modelo de negocio

El I+D+i es un factor clave del desarrollo de las empresas. Vamos hacia una economía cada vez más digitalizada y la innovación implica eficiencia, mejor servicio y mayores beneficios. De hecho, implica colocarse temporalmente en el famoso “océano azul” que describió acertadamente Chan Kim en los años 90, una metáfora de aquel lugar donde la competencia es irrelevante porque tu producto y propuesta de valor te hace único y ganador.

En esa genial metáfora, los “océanos azules” se tiñen de “rojo” con el tiempo: la competencia es feroz y al final el único argumento es el precio, lo que provoca sangrientas guerras comerciales. Una historia con una fuerza narrativa difícil de superar.

La innovación real, disruptiva, está fuera de las empresas. Gary C. Kelly, presidente de Southwest Airlines, comentaba recientemente que contaba con un departamento de innovación fantástico, integrado por expertos capaces de mejorar su producto y su negocio, pero que debía acercarse a las startups para entender el comportamiento de los profesionales que están tratando de “matar su negocio”, un foco del que carecen en el seno de su empresa. Son precisamente este tipo de disrupciones las que querría comprender para poder anticiparse a ellas.

En una empresa es muy difícil, incluso en programas de intraemprendimiento eficientes, que se alimenten proyectos realmente disruptivos para la empresa. Una Pyme que fabricara emisoras de radio para taxistas, por ejemplo, viviría probablemente cómoda en su “océano azul” vendiendo emisoras, cobrando los fees de mantenimiento y creciendo poco a poco mientras mejoraba las emisoras.  Estos empresarios no invirtieron en una solución que destruyera su negocio, como “emisoras a través del móvil”, para luego pasar a una app de reservas que integrara la reserva directa y crecer hacia un modelo de mayor alcance.

Pero, ¿cómo iban a invertir en un proyecto que les quitaría su actual modelo de negocio? Tenían el mercado, tenían acceso a todos los taxistas y el desarrollo de una solución para dispositivos móviles no planteaba costes desmesurados. Probablemente verían venir la amenaza, pero por qué invertir en matar su gallina de los huevos de oro.

Es evidente que no hay recetas mágicas, pero además de la búsqueda de la excelencia operativa resulta hoy, más que nunca, fundamental poner foco en el cliente y fomentar la flexibilidad para innovar y adaptarse con velocidad a los nuevos entornos. Es cierto que hay algunos segmentos más estables que otros pero la velocidad a la que se transforman los modelos de negocio supone una amenaza para prácticamente todas las empresas que existen hoy en día.

La investigación, el ensayo y el aprendizaje del error; el seguimiento de las nuevas tendencias, la toma de decisiones informadas, o el estudio de la competencia y de la evolución de los mercados más maduros, son clave para alcanzar el objetivo de todo equipo directivo: la subsistencia en el largo plazo de la empresa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.