John Cryan
John Cryan

La tecnología evoluciona, y, con ella, los puestos de trabajo. Cada paso que ha dado la humanidad en el desarrollo técnico y manual de una acción en pro de alcanzar una mayor productividad ha implicado la disminución de oferta de trabajo. Es algo natural, aunque no por ello deja de provocar temor. Actualmente, este avance es impresionante, y, ante él, surgen dos tipos de personas: Los precavidos y los lanzados. Uno de estos últimos es el consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan, quien recientemente ha pedido a sus trabajadores que abracen su “espíritu revolucionario” para la empresa.

En concreto, Cryan ha pedido tranquilidad y naturalidad, porque las nuevas tecnologías van a llegar a la compañía multinacional y, por eso, se va a reducir en 9.000 personas la plantilla de trabajadores y en 6.000 la de contratistas. El principal objetivo con este movimiento es adaptarse a las nuevas circunstancias y mercados y ser más productivos, dado que tienen “a personas que se comportan como robots haciendo actividades mecánicas” que, con esta “revolución”, el día de mañana pasarán a ser “robots comportándose como personas”.

Según ha señalado Cryan, actualmente, muchos de los contables de Deutsche Bank “se comportan mucho tiempo básicamente como un ábaco”, por lo que estos serán sustituidos por la automatización. De momento, como parte de su plan de reestructuración de la empresa de cinco años, que anunció a finales de 2015, está previsto que se produzcan 9.000 despidos de sus 100.000 trabajadores directos y 6.000 de entre sus 30.000 contratistas. De estos, la multinacional alemana ha realizado cerca de 4.000 de los 9.000 recortes.

Los procesos mecánicos, mejor con máquinas

El principal problema que ha vislumbrado Cryan ha sido que, pese a ser una de las grandes compañías del mundo, no son muy productivos. En concreto, el consejero delegado de Deutsche Bank cree que hay muchos procesos que, dada su naturaleza repetitiva y mecánica, podría realizarse sin posibilidad de error y de forma mucho más rápida a través de máquinas. “Somos muy manuales, lo que puede hacer que el sistema sea propenso a errores y lo hace ineficiente. Hay mucho aprendizaje automático y mecanización que podemos hacer”, ha señalado.

Asimismo, Cryan ha señalado que industrias enteras podrían automatizarse de esta forma y que no es algo exclusivo para Deutsche Bank, porque las personas ya no son necesarias para realizar un tipo de labores, lo que no significa que no puedan encontrar su trabajo en otro campo. “Tenemos que encontrar nuevas formas de emplear personas, y, tal vez, las personas necesiten encontrar nuevas formas de pasar su tiempo”, ha indicado el consejero delegado de la compañía alemana, quien, dado el desarrollo online de la empresa, ha afirmado: “No necesitamos a tanta gente”.

Grandes empresarios apuestan por la IA

El consejero delegado de Deutsche Bank no ha sido el primero ni el único en anunciar una gran revolución empresarial por la adopción de las nuevas tecnologías. El empresario Elon Musk también ha señalado que las nuevas tecnologías provocarán “una interrupción laboral”, dado que los robots “van a hacer todo mejor”. No obstante, ha indicado que “la inteligencia artificial (IA) es un riesgo fundamental para la existencia de la civilización humana”.

Y esta apuesta no es nada futurista, sino que ya está sucediendo. Así lo indica el director de PwC, Jeff Hesse, quien cree que “el desplazamiento (entre máquina y trabajador) ya ha comenzado a suceder”. De hecho, según un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, el 47% de los empleos en Estados Unidos podrían ser reemplazados por robots, tecnología automatizada e inteligencia artificial en los próximos 20 años.

Según un estudio de la consultora Deloitte recogido por la revista Estrategia, los trabajadores del futuro deberán desarrollar un equilibrio entre sus habilidades técnicas y sus habilidades generales, porque serán los perfiles que mejor se puedan adaptar en las compañías que hayan adoptado en sus plantillas las nuevas tecnologías e inteligencia artificial. En concreto, será fundamental mostrar dominio sobre la inteligencia emocional, la resolución de problemas, la creatividad y, por supuesto, las habilidades sociales.

Foto: Gregor Fischer/Flickr

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.